Con más de 15 años de experiencia en data science, François Marical, Head of Products & Development de Octopia, sabe muy bien cómo sacar el máximo partido a los datos. Un conocimiento que pone al servicio de los minoristas que quieren abrir su propio marketplace.

¿Puedes contarnos exactamente en qué consiste tu trabajo?

Estoy al frente de los equipos que diseñan y desarrollan el producto de Octopia.

¿Cómo integrar, estructurar y presentar el catálogo de vendedores?
¿Cómo proponer a los canales de ventas los productos y las ofertas según sus características?
Y, por último, ¿cómo ayudar a los vendedores a optimizar su negocio y las interacciones con los clientes en los diferentes marketplaces?

Mi función como Head of Products & Development consiste en optimizar de manera muy práctica las diferentes etapas del recorrido de nuestros clientes, ya sean operadores de marketplace o vendedores. Todos los días estamos en contacto con los equipos de desarrolladores para convertir estas expectativas en productos operacionales.

Como dices, los datos ocupan un lugar central en el proceso del e-commerce. ¿Puedes concretar?

En el comercio electrónico, los datos están por todas partes… empezando por el propio catálogo.

El catálogo es un archivo digital que contiene todos los productos que quieres vender online, con sus características:

  •  título,
  • descripción,
  • magen,
  • colores, etc.

Además de información sobre la oferta de los vendedores: precios, plazos y gastos de envío.
Pero, más allá del catálogo, toda la actividad del marketplace se basa en flujos de datos. Son el combustible que alimenta el posicionamiento gratuito (SEO) y de pago (SEA) en los motores de búsqueda y en los buscadores de las propias webs de e-commerce. Sin olvidar la monetización para rentabilizar las visitas... En cualquiera de estos aspectos los datos ocupan un lugar central.

Es una situación muy diferente a la del comercio físico.

“Aunque solemos decir que los comerciantes cuentan con una gran cantidad de datos, sobre todo en relación con las transacciones, no son comparables ni de lejos a los datos recogidos en el comercio electrónico”.

El proceso del consumidor es diferente y genera datos de forma automática. Cuando el consumidor aterriza en una web, utiliza el motor de búsqueda para indicar lo que busca. Eso ya es un dato. En cambio, en una tienda física, no se registra este tipo de información. La adquisición de clientes en internet es mucho más específica gracias a los datos. Ese es el poder de lo digital.

¿Y en un marketplace?

El marketplace pone en contacto a muchos clientes con muchos vendedores a través de una plataforma. En este caso también resulta esencial controlar y gestionar eficazmente los flujos de datos.

Los vendedores se conectan al marketplace e integran su catálogo. Cada producto tiene varios atributos: categoría, imágenes, precio...

Se trata de millones de productos que hay que organizar por categorías e indexar de manera eficaz para poder integrarlos fácilmente en el marketplace. Es absolutamente imprescindible organizar y estandarizar estos datos para poder mostrarlos adecuadamente. Luego, cuando se compran los productos se generan otros flujos: el hilo de conversación entre el cliente y el vendedor, el propio pedido con el seguimiento del envío y la entrega y, por supuesto, el pago...

En resumen, para crear un marketplace hace falta manejar flujos de datos complejos. El poder de los marketplaces reside en la capacidad de organizar estos flujos y poder analizar los datos de manera eficaz.

En concreto, desde el punto de vista del vendedor, ¿cómo es el proceso de integración en el marketplace?

Sin duda, la etapa más delicada es componer la oferta en el marketplace presentando los diferentes productos (título, imagen, descripción, etc.). De su calidad dependerá el éxito del vendedor. Para que los algoritmos te encuentren en la mayoría de las búsquedas efectuadas por los internautas, el vendedor debe poder dar el mayor número de detalles posible sobre estos productos. El proceso puede llevarse a cabo de dos maneras:

  • si se trata de un vendedor pequeño, creará sus productos manualmente mediante las interfaces y archivos;
  • si el vendedor es de mayor tamaño, creará sus productos de forma automática utilizando APIs o recurriendo a los servicios de un integrador para que lleve a cabo la operación.

Por supuesto, nuestros equipos acompañan al vendedor durante toda la fase de integración para ayudarle con el catálogo, etc.

¿Qué es lo que diferencia a Octopia?

Un operador de marketplace tiene que gestionar datos relacionados con los productos. Cada vendedor tiene sus propias reglas, obviamente diferentes a las del operador. Consolidar los datos de todos estos vendedores en una única base que tenga en cuenta las particularidades del operador de marketplace es una tarea ingente tanto para el operador como para los vendedores. Este, es de hecho, uno de los principales frenos para desarrollar un marketplace, sobre todo si es nuevo, pues costará más lograr que los vendedores se involucren en procesos complejos a cambio de un resultado incierto.

En este sentido, Octopia ofrece una solución única. Ya tenemos 14 000 vendedores conectados a nuestra plataforma, que han hecho todos los trámites administrativos e incorporado los catálogos de productos a nuestro sistema.
Así que si un operador decide trabajar con Octopia, accederá muy fácilmente a estos 14 000 vendedores. Nosotros nos encargamos de automatizar todos los tratamientos complejos y laboriosos necesarios cuando un operador y un vendedor deciden colaborar. Además, nos encargamos de clasificar los productos en las categorías del canal de venta y de traducir las fichas de los productos.

Más allá de una solución técnica, Octopia se posiciona como un auténtico acelerador de negocio para los marketplaces:

  • facilitamos el “matching” entre los canales de venta y los vendedores, y
  • aceleramos drásticamente la disponibilidad de enormes catálogos hasta los clientes.

¿Y después qué? ¿Qué funcionalidades les gustaría incorporar a medio plazo?

Hemos implementado las funciones indispensables. Actualmente nuestro objetivo es simplificar las cosas... Pero estamos trabajando para incorporar la inteligencia artificial para facilitar el “matching” y diseñar una auténtica herramienta de apoyo para la toma de decisiones para los minoristas y los vendedores.

“Concretamente, en un futuro próximo, podremos decirle al minorista qué vendedores debe reclutar en función de su posicionamiento”.

E incluso podremos hacer recomendaciones sobre la selección de productos. Otra posibilidad: podremos detectar los productos que mejor funcionan y proponérselos directamente a un minorista que aún no los tenga en su marketplace.

A los vendedores les podremos ayudar a optimizar sus ventas indicándoles, por ejemplo, los puntos a mejorar en las descripciones de sus productos, o cuáles son los canales de venta más prometedores dependiendo de su catálogo.

Para concluir, ¿podrías darles un consejo a los minoristas sobre los retos de los macrodatos en un marketplace?

No hay que olvidar que el catálogo de productos no consiste solo en rellenar los campos, sino en proporcionar macrodatos coherentes y de buena calidad. Ya que de ello depende de que el cliente tenga una buena experiencia y, por tanto, ¡que haya más ventas! Tanto es así que Kantar, en su informe Tendances et Predictions Media 2022, recomienda invertir en los datos para responder mejor a las necesidades de los consumidores en cuanto a “convenience” (practicidad). ¡Algo que ofrece sin duda nuestro marketplace de convenience!

 

Contar con los servicios de Octopia