La necesidad de digitalizar parte del negocio se ha convertido en una cuestión de supervivencia para muchas pequeñas y medianas empresas a raíz del Covid-19 y la digitalización de los hábitos de compra.

¿Pero cuál es la manera más rápida y rentable de hacerlo?

¡Vender los productos en uno o varios marketplaces…!

El marketplace, una solución de bajo coste

La proporción de pymes con tienda online propia ha pasado del 9 % al 20 % (1) en 18 meses. Es un avance, pero sigue siendo poco significativo en comparación con las grandes marcas.

De hecho, Francia ocupa el 16º puesto entre los 28 países europeos del barómetro DESI 2020 (Digital Economy and Society Index). España y Alemania registran mejores resultados ocupando respectivamente el puesto nº 9 y nº 11.

¿Por qué las pymes se resisten? Porque crear una tienda online cuesta dinero. Supone desembolsar de golpe una gran cantidad de dinero únicamente para crear la página web (unos miles de euros tirando por lo bajo). Luego hay que sumar el alojamiento web y el mantenimiento de la página (varios miles de euros más). Las pymes no siempre tienen la capacidad financiera necesaria para hacer frente a esta inversión. Sin embargo, gracias al sistema de comisiones, esto no es un impedimento con los marketplaces, que ofrecen una alternativa más económica.

El marketplace, máxima visibilidad para las pymes

Jugar en la liga de los campeones para obtener la máxima visibilidad. ¡Esa es una de las ventajas del marketplace!

De hecho, la reputación de los marketplaces es un argumento sólido para convencer a las pymes de dar el paso. Los internautas recurren cada vez más a los marketplaces para encontrar nuevos productos.

Según un estudio realizado por Dynata en 2021, el marketplace es el segundo canal para descubrir nuevos productos (34 % de los encuestados) después del boca a boca (37 % (2)). Resulta obvio entonces que las pymes deben subirse al carro del marketplace.

Es efectivamente la mejor manera de darse a conocer a un amplio abanico de consumidores y conseguir nuevos clientes.

El marketplace permite aumentar fácilmente la oferta de cara al consumidor y mutualizar los medios técnicos y financieros para ser visible en internet.

Pero hay que elegir bien el marketplace: ya sea un marketplace generalista de referencia como Rakuten; o un marketplace más especializado, como por ejemplo The Phone House, para llegar a un audiencia que será más pequeña, obviamente, pero muy segmentada y cualificada.

El marketplace, la solución más simple

Las pymes se benefician del tráfico natural de los marketplaces, pues son ellos quienes construyen la relación de confianza con el cliente final. Al menos al principio. Una vez que la pyme haya desarrollado su actividad en el marketplace, podrá después ofrecer servicios adicionales para aumentar su visibilidad, por ejemplo, con productos patrocinados. Además, si la pyme quiere, el marketplace puede encargarse de la logística, liberándola de las tareas que más tiempo consumen. Un vendedor pasa de media 4 horas al día procesando los pedidos de los clientes (facturas, plazos de envío, incidencias con la entrega, etc.). Un tiempo valioso que deja de dedicar a desarrollar su negocio. Esa es la razón por la que, a la hora de elegir un marketplace, la pyme debe optar por uno que sea capaz de ofrecerle el mayor número de servicios.

El marketplace, un inmenso generador de ventas

Formar parte de un marketplace asegura a la pyme una presencia online continua, las 24 horas del día, los 365 días del año. Esto hace que la pyme pueda extender fácilmente su área comercial a todo el país e incluso fuera de sus fronteras, pudiendo acceder a nuevos mercados. Oportunidades a las que quizás no habría accedido con otros métodos de prospección. Así pues, el marketplace es un canal de adquisición de clientes por explorar. En la actualidad, es la vía más rápida para desarrollar las ventas, siempre y cuando se cuente con el proveedor adecuado.

El marketplace, la solución del futuro

Los consumidores quieren más practicidad e instantaneidad: estamos en la era del convenience y los marketplaces forman parte de esta tendencia.

Los clientes piden nuevas soluciones de compra online y un servicio de óptima calidad (oferta de calidad, buenos precios, una experiencia de entrega fluida y una atención al cliente impecable). Y aún más en estos tiempos de crisis donde más que nunca los consumidores necesitan tener garantías. ¡El listón está muy alto para las pymes! Por eso, unirse a un marketplace es una buena opción, siempre que te dejes asesorar en las cuestiones clave.

Por el momento, los vendedores online están registrados en 2,7 marketplaces de media. Es una cifra muy baja. Pero es que incorporarse a un marketplace supone tiempo y dinero. Sin embargo, en Octopia, facilitamos al máximo el proceso, haciendo que puedan conectarse a tantos marketplaces como deseen, en un breve plazo de tiempo. Eso les permite, en última instancia, desarrollar muy rápidamente el negocio. Y esa es, sin duda, ¡la prioridad nº1 de cualquier pyme!

Descubrir el ecosistema de Octopia

(1) Barómetro digital Francia 2021

(2) Estudio sobre el comportamiento de los compradores franceses online llevado a cabo por ChannelAdvisor en colaboración con Dynata, octubre de 2021