Crear una web de comercio electrónico está bien, ¡pero lanzar un marketplace aún mejor! El marketplace se ha convertido en el primer lugar al que acuden los consumidores para hacer compras online y es, por tanto, un motor de crecimiento para aquellos minoristas que ya están presentes en la red. Esa es la situación ideal: un minorista con tienda online, con un contenido, visitantes… el minorista que integre un marketplace a su sitio web logrará acelerar su crecimiento y sin necesidad de ocuparse de la logística ni invertir en stock. A continuación, presentamos un plan de acción de 5 etapas para una integración impecable.

1. Convertirse en "operador de marketplace"

Es como convertirse a otra religión o casi: un minorista online no es un operador de marketplace. El primero adquiere productos a través de proveedores y atiende directamente a sus clientes, mientras que el segundo pone en contacto a vendedores y clientes. Son dos cosas muy diferentes. Según Mehdi Benmouha, Head of Solutions Engineering de Octopia, el minorista tiene que considerar al vendedor de su marketplace como un cliente y no como un proveedor. “Realmente estamos ante un cambio de paradigma, pero es la única forma de tener éxito”, subraya.

En esta nueva configuración, el minorista ya no se dedica al comercio sino que ofrece un servicio técnico de intermediación, con una propuesta de valor clara tanto para los clientes como para los vendedores. ¡Especialmente los vendedores! Ya que si la experiencia de usuario de los vendedores no es óptima, costará hacer que se queden. Son los vendedores lo que, de hecho, condicionan la oferta. ¿Y si el minorista carece de los conocimientos necesarios? Siempre puede delegar, tal y como explica Mehdi Benmouha. "Somos editores de soluciones de marketplace, pero es que además somos expertos en la relación con los vendedores. Si quiere, el minorista puede solicitar nuestros servicios para gestionar la relación con los vendedores”.

2. Definir la oferta para diseñar una estrategia comercial eficaz

¡Ser fiel a sí mismo! Parece obvio, pero de ello depende que el proyecto tenga éxito. El marketplace debe contar con una oferta fiel al ADN de la marca. El objetivo es desarrollar el catálogo con artículos complementarios ofertados por otros vendedores. De este modo, gracias a un amplio catálogo, el marketplace, puede responder a las necesidades de todos los clientes, a veces incluso, ofreciendo productos idénticos a los de la marca. Y es que, por definición, el marketplace favorece la competencia.

Esto pasa por un cambio de cultura interna: sea cual sea el origen de la venta, ya proceda de un vendedor o de la plataforma, esta siempre es beneficiosa para el minorista. Conclusión: el equipo de la marca tiene que ver el marketplace como una ventaja adicional para su ecommerce.

3. Especificar los servicios requeridos por el marketplace

¿Qué oferta de servicios implementar? Se trata de una decisión estratégica: cuando los clientes de la marca compran productos en el marketplace deben obtener la misma calidad de servicio que si hubieran comprado los productos propios de la plataforma. Si no, el castigo es doble: abandonarán la tienda online Y el marketplace. Para evitar que esto ocurra, Octopia ofrece soluciones adicionales a su oferta de Marketplace, abarcando toda la cadena de valor del comercio electrónico:

  • Catálogo Octopia: dando acceso a los clientes al catálogo de Octopia que cuenta con más de 14.000 vendedores, disponibles a través de un “one click onboarding”
  • Fulfillment: ofreciendo su infraestructura logística para garantizar que se cumplen los requisitos en términos de calidad de servicio de la marca
  • Atención al cliente: accesible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, o con respuestas instantáneas y seguimiento en tiempo real del estado de las solicitudes
  • Externalización de los pagos: ayudando al minorista con el pago a los vendedores, de acuerdo con la normativa vigente

4. Desarrollar las conexiones entre el futuro marketplace y la solución técnica Octopia

"Una vez que el minorista se ha decantado por la oferta de servicios de Octopia, pasamos al proyecto de integración”, prosigue Mehdi Benmouha. “Impartimos talleres para embarcar a los equipos usuarios de la solución, asesoramos al cliente sobre la hoja de ruta… y desarrollamos las conexiones entre el futuro marketplace y las soluciones de Octopia”. Esta capacidad de integración también se aplica al front office. “Además, hemos implementado mecanismos para acelerar las integraciones. Esto quiere decir que un sitio web desarrollado en una plataforma e-commerce puede convertirse muy rápidamente en marketplace, utilizando el mismo sistema de gestión de contenidos mediante plugins”, continúa el experto. Otro punto fuerte de la integración de soluciones Octopia es el pago. “En Octopia podemos organizar la gestión de los flujos de pago del marketplace de diferentes formas y respetando siempre la normativa financiera”.

5. Seleccionar a los vendedores y crear el catálogo

“Ahora toca por fin componer la oferta en sí misma. Con Octopia las opciones son muchas ya que damos acceso a un catálogo de más de 100 millones de productos, de 14.000 vendedores puntuados, tanto franceses como internacionales. Un equipo de asesores ayuda al cliente a prospectar e integrar a nivel técnico a los vendedores en las categorías seleccionadas por el cliente para su marketplace”.

Estos son los pasos fundamentales a seguir para efectuar con éxito la transición de una web de comercio electrónico a un marketplace. Sabemos el camino, ahora solo queda recorrerlo. Y mejor no tardar mucho: ya no hay ninguna duda de que los marketplaces son el modelo de negocio del siglo XXI. ¿La prueba? Los compradores ahora se dirigen directamente a los marketplaces en vez de buscar primero en Google. Toma nota…